Aprendizaje con tecnología

Artículo publicado en Experiencias TIC de Comunicación y Pedagogía
Artículo publicado en Experiencias TIC de Comunicación y Pedagogía

La tecnología en la escuela permite dar un salto cualitativo en la metodología de aula que conlleva ofrecer un aprendizaje que permita investigación y creación de conocimiento.

Mis albores tecnológicos

Hablar del uso que realizo con las TIC en el aula no puede entenderse sin tener en cuenta un pasado que me ha ido imprimiendo una manera de trabajar y de evolucionar. Usar tecnología ha estado siempre en manos de maestros y maestras porque puede repercutir en un trabajo más creativo, mejorando la calidad de las actividades y tareas propias.

La tecnología se acercó a mí hace mucho tiempo, casi 34 años, y yo la acepté de manera rápida y me hice su cómplice. Cómplice para mejorar mi trabajo y el de los demás, cómplice para compartir experiencias con otros compañeros y compañeras, cómplice para que el aprendizaje fuese más variado, vivo y creativo, cómplice para acercarme a un modo de enseñar colaborativo y abierto.

Ese acercamiento hizo que en un principio pudiera aprender un lenguaje de programación (BASIC) que me permitió explorar posibilidades muy primitivas en principio para trabajar en el aula. No obstante hizo que supiera sacar lo mejor de lo que en aquel momento (principio de los 80) ofrecía la tecnología. Más adelante aprendí a usar herramientas de oficina, saltar a otros lenguajes de más bajo y alto nivel, utilizar bases de datos, comenzar a diseñar para la Web de manera estática, acercarme a formas dinámicas y por último vivir en la “nube”. Este breve recorrido que he expuesto es el que voy a desmenuzar para trasladar los productos que cada etapa dejó en el aula o en el centro que en determinados momentos me tocó vivir.

Los ochenta llegan en plan digital

Mi primer uso de las TIC en el aula se remonta a finales de los ochenta cuando al centro en el que estaba le conceden el Plan Alhambra (1), siete ordenadores del año 1985 y dos impresoras. Era el primer acercamiento de la Comunidad Andaluza para intentar cambiar el binomio enseñanza-aprendizaje con la introducción de una tecnología que podía variar la forma de aprender, pero ante todo culturizar al alumnado y profesorado en lo digital.

Con él tuve la oportunidad de tener un aula informática a la que asistía con el alumnado una o dos veces a la semana para que creasen un periódico escolar, un boletín de biblioteca, presentasen sus trabajos bajo otro tipo de formatos, resolviesen con las hojas de cálculo problemáticas de uso diario en el aula, utilizasen programas gráficos, conociesen la nueva tecnología que irrumpía en todos los sectores productivos y aprendiesen contenidos con aplicaciones que iban apareciendo y que, en muchas ocasiones, eran desarrolladas por profesorado formado informalmente o bajo el paraguas de los Centros de Formación de Profesorado.

El caso es que permitió experimentar e investigar y el trabajo en el aula con tecnología informática se limitaba a desarrollar aplicaciones que permitían ejercitar o desarrollar contenidos que debían estar en formato digital. Fue un gran estímulo para la creatividad y el diseño de lo que podía ser la escuela amparada por la tecnología emergente. Al mismo tiempo pretendíamos dar solución a la gestión escolar y desarrollamos programas que gestionaban la biblioteca escolar y la secretaría de los centros. Todo ello lanzándonos al desarrollo de bases de datos y lenguajes de programación que nos daban muchos quebraderos de cabeza y también muy buenos ratos.

Una de las primeras herramientas que usé con el alumnado fue el lenguaje LOGO (2), el “lenguaje de tortuga” o “gráficos de tortuga”. LOGO es un lenguaje estructurado para aprender. Es útil para facilitar el proceso de aprendizaje y pensamiento. Ayuda al alumnado a resolver retos mediante el uso de instrucciones. De esta manera usaba el lenguaje para la geometría, para la estructuración del pensamiento, para la organización mental de cualquier proceso. El uso libre del mismo permite ir descubriendo nuevas posibilidades matemáticas y ofrece un ambiente activo.

Luces y sombras

Es a comienzos de los noventa cuando un grupo de compañeros vimos la necesidad de reunirnos semanalmente para trabajar al unísono, ayudarnos, complementarnos y mejorar nuestro conocimiento de las herramientas informáticas y de nuevas metodologías que les podían acompañar. Fue un tiempo de mucha creatividad y aprendizaje a pesar de que a partir de los noventa el Plan Alhambra fue desapareciendo en las aulas andaluzas.

El Plan Alhambra se nos iba pero los que seguíamos intuyendo que podíamos tener herramientas más poderosas para el aprendizaje seguimos insistiendo en la creación de contenidos y la experimentación con el alumnado. Para ello introdujimos ordenadores de segunda y tercera mano en las aulas para poder trabajar más tiempo y con más cercanía.

A nivel de desarrollador pronto pasé de los lenguajes de programación a los lenguajes de autor pues permitían más facilidad en la construcción de aplicaciones interactivas. Con ellos elaboré bastantes unidades bajo MS-DOS, que hoy en día están obsoletas y sin vigencia: así es en muchas ocasiones la tecnología, la obsolescencia suele estar detrás del 90% de los productos elaborados.

La llegada de Internet al centro (por medio de un módem) permitió que dirigiéramos la visión en la posibilidad de que el trabajo cooperativo del alumnado junto con el trabajo por proyectos mejorase. Con este enfoque, volcaba páginas de la Web en nuestros ordenadores de aula para que el alumnado pudiese tener más documentación a la hora de crear sus trabajos. De esta manera sus proyectos (3) los reflejaban en documentos de texto y los convertían en páginas HTML para exponerlos en la página Web del centro.

El efecto 2000 nos permitió hacernos con los ordenadores desechados por las empresas a precio reducido o de regalo y conseguimos tener un aula informática más robusta y dotada. También hizo que en cada clase hubiese un par de ordenadores y nuestro centro comenzó a intervenir con la tecnología de otra manera. A nivel de aula informática nada había cambiado desde el Plan Alhambra, pero podíamos permitirnos reemplazar ordenadores obsoletos por otros menos obsoletos.

Llega un rayo de esperanza

Con el comienzo de la llegada de la banda ancha a los hogares, la visión de la tecnología cambia otro poquito más y no tardamos en incorporar la línea ADSL al centro. Durante varios años me dediqué como profesor de apoyo a llevar al aula informática al alumnado de los diversos cursos y trabajar con ellos sobre proyectos e investigaciones que ellos elegían, diseñaban, estructuraban y publicaban, complementando así su actividad en el aula. Por tanto el uso de la navegación junto a los procesadores de texto, hojas de cálculo, creación de  páginas HTML y uso de LOGO era lo que el alumnado utilizaba para sus producciones. Así surge un proyecto que iba dando vueltas en nuestra mente y que iba a permitir comprobar cómo el aprendizaje colaborativo unido a la tecnología podrían ser los elementos que ofreciesen un cambio de paradigma en el aprendizaje.

El proyecto hormiga (4)

Aprendizaje con tecnologíaEl grupo de compañeros que nos reuníamos desde comienzos de los noventa le dábamos vueltas al trabajo en la Red y decidimos intentar llevar adelante nuestros sueños. En el año 2001 teníamos aula informática en los cuatro centros a los que pertenecíamos, sólo a algunos le faltaba la conexión de banda ancha.  Conseguida ésta, intentamos usar servicios gratuitos de la Red para que nuestros alumnos y alumnas hiciesen uso de ellas pero encontramos problemas, como tener que falsear datos (Ej.- la edad de los alumnos en los servicios de correo y chat), imposibilidad técnica (videoconferencia con los router en multipuesto) o la pérdida de control del sistema (sesiones de chat, correo y FTP). Así que decidimos montar un servidor propio instalando en él todos estos servicios.

En principio se seleccionaron cuatro grupos de alumnos por cada centro y a una hora determinada se dedicaron a realizar un trabajo colaborativo por un máximo de tres meses. Estos equipos intercentros estaban compuestos por dos o tres alumnos de cada centro (cada equipo tenía de 8 a 12 miembros). Se reunían para comunicarse vía chat y compartir su trabajo y las decisiones acerca del mismo. De igual modo utilizaban el correo electrónico para pasarse documentación y también comunicarse. De esta manera fueron viendo la luz diversos proyectos como la creación de un periódico digital, la alimentación, la flora y la climatología en la localidad de Motril. Todo ello se publicó en el sitio Web creado al efecto.

En paralelo al desarrollo del trabajo con el alumnado, se fueron creando zonas interactivas con programación propia donde se permitía al alumnado con una clave acceder y escribir sus entradas. Así surgieron diversos espacios que hoy están en el recuerdo. El Proyecto Hormiga duró tres años y se convirtió en un programa que aún hoy tiene presencia (5) en la Red aunque como repositorio de aquellos materiales que el grupo de profesorado sigue elaborando. Hoy lo 2.0 ha hecho que esa etapa haya quedado en el recuerdo como un paso obligado para llegar donde estamos.

En la red aprendo: un proyecto de investigación

Mientras una nueva etapa comenzaba (Centros TIC andaluces) nosotros seguíamos apostando en el centro por el trabajo autónomo del alumnado en el sentido de complementar el trabajo del aula y dar soluciones a sus necesidades de aprendizaje. Continuaban buscando temáticas sobre las que conocer y yo les seguía ayudando a organizar sus búsquedas y cimentar los procesos que les podían ayudar a mejorar sus aprendizajes. Por tanto se volvían expertos en la navegación, el uso del procesador de textos, la construcción de páginas HTML, la manipulación de hojas de cálculo y, lo más importante, expertos en diseñar el proceso de investigación que les llevaría a los conocimientos a los que deseaban acceder. Un ejemplo (6) de ese trabajo aún puede verse en la zona Web que el centro tiene en Averroes.

Centros TIC 1:2

Aprendizaje con tecnologíaNo obstante no podía ser de otra forma y conseguimos que nuestro centro fuese elegido Centro TIC en el año 2005 con lo que las puertas al conocimiento se abrieron aún más. En este momento y gracias a tener aulas con un ordenador para dos alumnos, me dediqué a trabajar con ellos plenamente, sin libros de texto y trabajando por proyectos. En principio enseñaba al alumnado unas nociones básicas para controlar su sistema operativo y algunas aplicaciones que le acompañaban. De igual modo la navegación era uno de los temas que más importancia se le daba pues debían tener muy claro lo que podía sucederles cuando iban encontrándose con elementos no deseados. Una vez con estas mimbres las actividades con los elementos tecnológicos devenían de los trabajos a realizar. Fruto del comienzo de este programa fue la Zona TIC (7) que se abrió y que aún se conserva. Ella era el lugar donde podíamos centralizar gran parte de la actividad que dinamizaba todas las propuestas. De esta forma el alumnado tuvo que usar un blog de aula donde poder ir publicando sus actividades y trabajos. De forma paralela tuvieron que ir acogiendo otras tecnologías que el blog podía asumir como audio, vídeo e imágenes fijas. Así que esas posibilidades comenzaron a ir apareciendo en el desarrollo normal de aula.

Es en esta época en que se fija la metodología que vengo desarrollando cuando abordamos una investigación o proyecto de trabajo. Comienzo por las ideas previas del alumnado que vamos implementando con ayuda de un programa local que ayuda a crear un mapa mental o conceptual, a continuación realizamos el agrupamiento, si no se ha realizado antes, y se reparte el trabajo entre los grupos y entre los componentes de cada grupo. Seguidamente se  aborda la investigación o búsqueda de información preferentemente en la Red, utilizando el procesador de texto para ir recopilando los datos, el editor gráfico para manipular o crear las imágenes. Con los datos recogidos se elabora el documento o producto de la investigación, que puede ser un audio grabado con un programa local, un vídeo, un documentos de texto, una presentación, un póster digital o una combinación de ellos. El siguiente paso consiste en publicar estos documentos en un espacio visible y para ello se utiliza el blog o una wiki bien monográfica o de aula. Por último es necesario comunicar al resto de compañeros y compañeras el trabajo realizado para que pueda ser evaluado por todos. Termina el proceso pues con la autoevaluación, coevaluación y evaluación del maestro. De esta época podemos ver algunos trabajos en el apartado de Unidades y Tareas (8) de la Zona TIC del centro. Quiero destacar aquellos proyectos que supusieron cambios cualitativos en la forma de abordar el aprendizaje como Motril Islámico (9), La Papa (10), La Materia (11) y la Gripe A(H1N1) (12). Como se puede ver todas ellas parten de una Web-Quest o página Web de instrucciones y terminan con la publicación de los datos en una wiki o blog.

Es también el momento de desarrollar espacios complementarios donde el alumnado pueda acceder a informarse sobre las noticias del centro y participar en la elaboración de información y consejos. Por ello implemento el espacio de Biblioteca del centro (13), la Revista Digital (14), la zona de Ciencia en la Red (15) y otros elementos que ayudan al alumnado a sentirse protagonistas de su aprendizaje y colaboran en la construcción de conocimiento.

Otro paso en la autonomía digital del alumnado: Escuela TIC 2.0

En el año 2009 nos llega otro salto en la evolución de la tecnología de aula con la llegada de pizarras digitales interactivas (PDI) y ultraportátiles personales para cada alumno y alumna. Esta situación provocó una mejora en mi metodología, especialmente en la evaluación. Me permitió dar más dinamismo a la autoevaluación y coevaluación, ya que mediante los documentos y formularios en la “nube” pude ofrecer a mi alumnado contextos más eficientes para gestionar esos procesos de evaluación que ellos tenían que realizar en cada proyecto o actividad. Además también supuso que cada alumno y alumna tuviera un blog personal donde pudiera verter todas sus actividades tanto de aula como personales, a modo de portafolio.

Aprendizaje con tecnologíaCoincide esta dotación con el surgimiento de tecnología en la “nube” con lo que se abrían nuevas posibilidades expresivas que utilizábamos y utilizamos diariamente. La edición de vídeo en línea mejora y permite mayor facilidad para montar vídeos o la realización de stop motion; también la grabación de audio y posterior subida del archivo se realiza en un instante; nos volcamos en la creación de nubes de palabras para usarlas en las presentaciones o para resumir una lectura; creamos libros virtuales, usamos mapas para situar lugares investigados, realizar itinerarios, calcular distancias entre localizaciones; creamos encuestas mediante formularios y obtenemos los resultados para publicarlos y comunicarlos mediante folletos o infografías; desarrollamos muros colaborativos para expresar nuestros sentimientos y emociones, para solicitar alguna cuestión o para comunicar alguna noticia que ha sucedido; utilizamos líneas de tiempo para fijar secuencias de una vida, de una situación, de un proceso; accedemos a mapas mentales de construcción en línea y colaborativos para ir recreando lo que sabemos, creemos que sabemos y lo que vamos aprendiendo; volcamos imágenes en determinados servicios en la nube para compartirlas y agruparlas en álbumes temáticos; podemos crear kamishibais digitales en la “nube” mediante la creación de la presentación, grabación del audio y posterior edición en línea. Como referencia a estas prácticas podemos visitar: La Reproducción Humana (16), Atlas de Geografía (17), El Karst de Sorbas (18), La Entrevista (19), Cuentos de Senegal (20), Publicistas 2013 (21) y el Blog de Aula (22).

Conclusión

Como se ve la actualidad tecnológica en el aula nos está permitiendo desarrollar la creatividad de nuestro alumnado, facilitando más posibilidades expresivas y permitiendo trabajar colaborativamente, compartiendo aprendizajes y saberes y llegando en el conocimiento más allá de lo que hasta ahora podíamos tanto individual como en grupo.

También, por último, expresar que:

  1. La tecnología nos está permitiendo realizar el cambio metodológico ya que existen herramientas y aplicaciones que hacen más fácil ir acomodándose a metodologías activas que desemboquen en Aprendizaje Basado en Proyectos o Problemas o Tareas.
  2. Tener en mente el cambio metodologíco es esencial para que la tecnología nos pueda llevar a mejorar nuestra práctica educativa.
  3. Creo que para mejorar el uso de la tecnología hay que tener en cuenta: el trabajo colaborativo y cooperativo, el constructivismo, la creación de conocimiento, el aprendizaje significativo, el aprendizaje dialógico, el uso de metodologías activas (Aprendizaje por Proyectos, Aprendizaje Basado en Problemas, Tareas integradas...), el aprendizaje-servicio a la comunidad y el aprendizaje informal al que hay que acoger en las aulas.

Espero que sea una ayuda para aquellos que sientan necesidad de dar un salto cualitativo en sus metodologías diarias para usar la tecnología de manera más eficaz y con mejores resultados.

Notas:
  1. Plan Alhambra (http://euclides.us.es/da/apuntes/maes/tema12/PlanAlhambra1986.pdf).
  2. Ver ¿Qué es LOGO? (http://neoparaiso.com/logo/que-es-logo.html).
  3. Los árboles del cole (www.juntadeandalucia.es/averroes/~18007034/arbolcole/arboles3.htm), Las aves rapaces (www.juntadeandalucia.es/averroes/~18007034/rapaces/rapaces.htm), Parques Nacionales (www.juntadeandalucia.es/averroes/~18007034/parques/parques.htm).
  4. Proyecto Hormiga. Zona de recuerdo (www.proyectohormiga.org/historia/Web1/inicio.html).
  5. Página del Proyecto Hormiga actual (www.proyectohormiga.org).
  6. Página de alumnos (www.juntadeandalucia.es/averroes/~18007034/estaticas/pagalum.html).
  7. Zona TIC (www.juntadeandalucia.es/averroes/~18007034/tic/index.php).
  8. Unidades y Tareas (www.juntadeandalucia.es/averroes/~18007034/tic/index.php).
  9. Motril Islámico (www.juntadeandalucia.es/averroes/~18007034/tic/uni/motril_is/index.htm).
  10. La Papa (www.juntadeandalucia.es/averroes/~18007034/tic/uni/lapapa/index.html).
  11. La Materia (www.juntadeandalucia.es/averroes/~18007034/tic/uni/lamateria/index.htm).
  12. La Gripe A(H1N1) (www.juntadeandalucia.es/averroes/~18007034/tic/uni/gripea/index.html).
  13. Biblioteca del centro (www.juntadeandalucia.es/averroes/~18007034/biblioteca/index.php).
  14. Revista Digital “La Caña” (www.juntadeandalucia.es/averroes/~18007034/revista/index.php).
  15. Ciencia en la Red (www.juntadeandalucia.es/averroes/~18007034/ciencia).
  16. Reproducción Humana (https://sites.google.com/site/nosreproducimos).
  17. Atlas de Geografía (https://sites.google.com/site/atlasdegeografia).
  18. El Karst de Sorbas (http://sites.google.com/site/karstdesorbas).
  19. La entrevista (https://sites.google.com/site/losentrevistadores).
  20. Cuentos de Senegal (http://narradores.wikispaces.com/Cuentos+de+Senegal).
  21. Publicistas 2013 (https://sites.google.com/site/publicistas2013).
  22. Blog de Aula (http://ceipprincipefelipe.net/blogs/sierradeljaral/page/2).
Francisco Daniel Sánchez Vázquez

Autor: Francisco Daniel Sánchez Vázquez

Francisco Daniel Sánchez Vázquez es maestro en el CEIP Príncipe Felipe de Motril. Coordinador TIC y Secretario del centro.

FavoriteLoadingGuardar en mi archivo personal

Líder mundial en la prevención del plagio
Líder mundial en la prevención del plagio

Los comentarios están cerrados.