Cine en la formación de profesionales de la educación: De la innovación al cambio educativo

Artículo publicado en el número 103 de la revista Making Of
Artículo publicado en el número 103 de la revista Making Of

Explicación de la experiencia didáctica con la película La Ola llevada a cabo en la Universidad de Oviedo con estudiantes del Máster de Formación del Profesorado de Educación Secundaria Obligatoria, Bachillerato y Formación Profesional.


Cuando se habla de la utilización de los recursos cinematográficos en el aula, muchas personas pensamos inmediatamente en su empleo en las etapas de escolaridad obligatoria. Se nos viene a la mente quizás la imagen de películas animadas usadas en las aulas de Educación Infantil y Primaria o bien películas de ficción o documentales para llevar al aula con estudiantes de Secundaria. Si tal como se ha demostrado, el uso de estos recursos constituye un material pedagógico importante que contribuye a la adquisición de determinados conocimientos, habilidades y competencias, ¿por qué no seguir usándolo en la formación universitaria?

Es totalmente cierto que hay carreras más propensas que otras para enseñar, motivar, llamar a la reflexión y fomentar el espíritu crítico a través de recursos cinematográficos, pero hay otros estudios universitarios en donde estos recursos son una fuente de inspiración y de enseñanzas necesarias. Si circunscribimos el uso del cine como medio y recurso en los procesos de enseñanza-aprendizaje a aquellos estudios de Grado que son más afines al mismo (entiéndase las titulaciones de Comunicación Audiovisual y similares), estaríamos reduciendo en gran medida sus posibilidades, dejando de lado las grandes potencialidades que tiene en estudios en los que tradicionalmente no se ha extendido tanto su utilización.

Si el cine constituye un recurso audiovisual de amplio uso en entornos educativos, resulta lógico pensar que en las aulas universitarias donde se forma a profesionales de la educación (maestros y profesores), se hiciera hincapié en metodologías y aproximaciones de la utilización del mismo en las aulas. Sin embargo, en los nuevos Planes de estudio de los Grados de las carreras de Educación, el cine ha sido “eclipsado” en cierto modo por las llamadas Nuevas Tecnologías y las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC). Se contemplan más contenidos y actividades en relación al uso de Internet, aplicaciones virtuales, redes sociales, etc. que centradas en el cine. Es más, considerando las siete dimensiones que se contemplan para la Educación Mediática (Ferrés y Piscitelli, 2014), en los contenidos recogidos en las guías de estudio de los planes de Maestro/a en Educación Infantil, Primaria, Pedagogía o Educación Social, la dimensión tecnológica es la que prima sobre el resto (Fueyo, Rodríguez-Hoyos y Linares, 2014).

Frente a esta realidad centrada en lo tecnológico y en Internet, el cine continúa siendo un medio audiovisual en boga y un instrumento de innovación educativa en las aulas, en áreas de conocimiento y contextos muy diferentes (Farré, Arribas, Pérez y Baños, 2013; Youn et altri, 2013; Glina, Kieryk y Krzeczkowska, 2012; Machuca, 2012; Palacios, 2007; Linares y Hevia, 2013). Se hace, por lo tanto, necesario incorporar el cine a los procesos de enseñanza-aprendizaje universitarios destinados a la formación de profesionales de la educación, que en un futuro más o menos cercano van a convertirse en docentes en ejercicio que deberán ser capaces de desarrollar en sus aulas acciones educativas fundamentadas, atractivas, motivadoras y que constituyan una innovación respecto de las prácticas educativas más tradicionales. Comenzar a “educar la mirada” hacia el cine y sus posibilidades en las etapas universitarias en las que se forman futuras generaciones de docentes resulta no sólo interesante bajo nuestro punto de vista, sino fundamental si queremos que el profesorado esté bien preparado para desempeñar las labores docentes de una manera efectiva y acorde a los tiempos.

A continuación, presentamos una experiencia desarrollada con futuros profesionales de la educación a partir del visionado y posterior análisis de la película La Ola.

Contextualización de la experiencia

La Ola (2008) de Dennis Gansel
La Ola (2008) de Dennis Gansel

En el Máster de Formación del Profesorado de la Universidad de Oviedo se enmarca la asignatura “Innovación docente e iniciación la investigación educativa”, en la que se pretende situar al alumnado en el contexto de la práctica educativa, proporcionándole una formación articulada que posibilite diagnosticar cuáles son los problemas y dificultades que se pueden presentar en el aula y proponer soluciones innovadoras que den respuestas singulares a cada situación y contexto, entendiendo las realidades dinámicas que tienen lugar en los entornos educativos. Por tratarse de una asignatura del Módulo Específico, deben cursarla todos los estudiantes de dicho Máster, lo que hace que nos encontremos con muy diversos perfiles entre el alumnado. En esta ocasión, la experiencia que presentamos se lleva a cabo en el curso 2013/2014 con los 50 estudiantes del Grupo C del Máster (divididos en dos grupos de prácticas de aula) en donde participan las especialidades de: Geografía e Historia, Formación y Orientación Laboral, Filosofía, Economía, Clásicas y Orientación Educativa. Como consecuencia de esto, la materia impartida posee un carácter generalista sin entrar a profundizar en la especificidad de los procesos de innovación educativa aplicados a cada una de estas especialidades. Además, esta asignatura se cursa de manera paralela al Practicum en los centros de Secundaria, de tal forma que se posibilita que algunas de las experiencias que se viven en los centros de prácticas puedan ser traídas al aula para su análisis o bien que las propuestas de innovación realizadas por los estudiantes puedan llevarse a la práctica en los propios Institutos de Educación Secundaria.

La asignatura se sitúa en el segundo semestre del curso escolar y cuenta con una carga lectiva de 100 horas (30h presenciales y 70h no presenciales). De los cuatro bloques temáticos que componen los contenidos de la asignatura, tres tienen que ver con la innovación docente y uno es especifico de la investigación educativa:

  1. Innovación docente e Investigación educativa. Conceptos y aspectos clave.
  2. Proyectos de Innovación docente e Investigación educativa.
  3. Innovación y mejora de la docencia en la enseñanza secundaria.
  4. Investigación educativa ligada a la innovación docente.

En el marco de esta asignatura, desde hace unos tres años se vienen trabajando algunos contenidos de la misma a través de la película La Ola (Die Welle, 2008), un material que implica a los estudiantes y hace que comprendan el proceso de innovación educativa.

Nuestra experiencia con La Ola

Entre los objetivos de la asignatura está la realización de una análisis crítico de las condiciones y factores que propician la innovación en los centros educativos. Para trabajar este objetivo se propone el visionado de la película La Ola dirigida por Dennis Gansel. La Ola es una película que narra con cierta habilidad uno de los experimentos más polémicos que se han llevado a cabo en un aula cuando un profesor de un Instituto decide trabajar su asignatura de forma diferente. Está basada en la historia real denominada “La Tercera Ola”, que tuvo lugar en Palo Alto (California) en 1967, en la que el profesor Ron Jones (Rayner en la película) propuso a sus estudiantes la vivencia práctica de un régimen autocrático durante el periodo de una semana. Se trata de un experimento en donde un docente decide hacer efectivo aquello que enseña mediante la participación activa de la clase en él mismo. La adaptación de esta experiencia se convirtió en un libro, un musical y en la película que fue empleada en esta actividad universitaria.

Los objetivos bajo los cuales se selecciona la película de Dennis Gansel para trabajar en esta asignatura son:

  • Analizar el cumplimiento de los criterios y fases de las innovaciones educativas.
  • Comprender que no basta con tener buena voluntad para ser innovador en el aula, sino que son múltiples los factores a considerar.
  • Advertir de la importancia de tener un buen conocimiento de los estudiantes con los cuales se trabaja.
  • Ser conscientes de que los proyectos de innovación educativa tienen que ser prudentes.

La experiencia se desarrolla en dos sesiones de dos horas cada una, la primera de ellas se emplea para las indicaciones de la actividad y visionado de la película y la segunda para la puesta en común y comentario de los aspectos analizados. Tras el visionado de la película el alumnado razona en pequeños grupos cada uno de los aspectos analizados, intercambiando sus opiniones al respecto. Después en gran grupo se hace una puesta en común.

Los elementos que tienen que analizar y en torno a los cuales se debatirá en la segunda sesión son las fases del proceso de innovación y los criterios que caracterizan a una innovación, para lo cual se les proporciona una ficha. Tras el visionado de la película, se solicita a los estudiantes que reflexionen sobre los mismos y analicen la experiencia vivida por ese profesor con el grupo-clase.

Siguiendo las fases de la innovación educativa propuestas en el modelo de Innovación Educativa para el IPN (2005), los estudiantes tienen que identificar cuáles de estas fases se cumplen en la experiencia que nos muestra la película. Según este modelo de innovación, una vez adoptada la decisión de innovar se tienden a reconocer ocho fases, que no necesariamente se siguen en el orden establecido. Estas fases conforman un ciclo que se reinicia para contribuir en espiral en ciclos subsecuentes de mejora permanente.

A modo de síntesis, estas fases son:

  1. La compresión del proceso de innovación: en esta fase se requiere de información, datos, sobre la situación actual, sobre las necesidades de formación que se han detectado, particularmente en el equipo responsable, para hacer un plan y cubrirlas oportunamente.
  2. El análisis de la información: dedicar atención a los datos disponibles sobre todos los aspectos que concurren en la innovación. Del análisis de esta información surgirán las fortalezas y debilidades de la situación, vistas a través de los datos y del análisis de los mismos.
  3. El establecimiento de prioridades: a partir del análisis de los datos se obtiene una nueva visión de la situación, una redefinición de los problemas que conlleva la innovación. Esta redefinición da lugar a una configuración en la que hay que identificar los aspectos prioritarios.
  4. La visualización de la situación: la profundización conseguida en las fases anteriores arroja una situación más precisa de la situación que resultará del proceso de innovación. La definición de los indicadores y de los instrumentos que servirán para medirlos, junto con el establecimiento de prioridades, permiten establecer metas parciales, con plazos.
  5. La definición de estrategias: una vez que se ha visualizado la situación, mediante indicadores que darán lugar a datos, hay que establecer cómo se conseguirá que la innovación se realice.
  6. La instrumentación del plan: en la puesta en marcha del plan de innovación pueden surgir problemas que obligarán a la red responsable a revisar parte de los planes y a regresar a alguna de las fases anteriores.
  7. La evaluación: la evaluación acompaña al proceso de innovación de manera permanente, por eso es necesario formular unos indicadores de evaluación que se van analizando a lo largo de todo el proceso. Lo que no se mide no se puede determinar si ha mejorado.
  8. La gestión del cambio: una innovación ha tenido éxito cuando se convierte en la nueva normalidad de la institución, cuando las personas han interiorizado un patrón nuevo.
La Ola (2008) de Dennis Gansel
La Ola (2008) de Dennis Gansel

Por otro lado, se solicita a los estudiantes que identifiquen cuáles de los criterios que caracterizan a una innovación educativa, de los propuestos por la Red Innovemos de la UNESCO (2005), cumple el experimento mostrado en La Ola. Estos criterios son:

  • Novedad: introducir nuevos elementos en ese contexto educativo concreto.
  • Intencionalidad: que se trate de un cambio que tenga como fin lograr una mejora y éste se lleve a cabo de manera planificada.
  • Interiorización: aceptación y apropiación por parte de las personas implicadas (alumnado, profesorado, comunidad educativa) de la experiencia educativa innovadora.
  • Creatividad: se refleja en la capacidad de la institución para identificar mejoras, fijar metas y diseñar estrategias para lograrlas.
  • Sistematización: se trata de una experiencia planeada y sistemática, que implica procesos de evaluación y reflexión crítica.
  • Profundidad: la innovación se relaciona con una transformación, con un cambio en las concepciones, actitudes y prácticas educativas existentes.
  • Pertinencia: debe ser considerada adecuada para llevarse a cabo en el contexto socioeducativo en el que tenga lugar.
  • Orientada a los resultados: es entendida como un medio para lograr determinados fines educativos, específicamente, la búsqueda de calidad y equidad del sistema educativo.
  • Permanencia: es necesario un cierto tiempo para que la innovación se convierta en una práctica habitual dentro de la actividad cotidiana del sistema educativo.
  • Anticipación: la innovación educativa debe visionar claramente la situación que se pretende lograr.
  • Cultura: produce cambios tanto en las concepciones como en la práctica, lo que contribuye a formar y desarrollar una actitud abierta y flexible a nuevos cambios futuros, fortaleciendo la capacidad de innovar. Si la experiencia es introducida de manera adecuada, puede fomentar la cultura de la innovación por sí misma.
  • Diversidad de agentes: la diversidad de los actores que participan en la red responsable de la innovación permite la articulación de esfuerzos para enfrentar problemas multidimensionales que siempre pueden tener lugar cuando se trata de implementar un cambio educativo.

Aprendizajes de los estudiantes

Tomando como referencia la información aportada en las fichas que cumplimentan los estudiantes, así como la surgida en el debate posterior, podemos mostrar algunos de los aprendizajes de esta actividad.

En cuanto a las fases de la innovación mencionadas previamente, tres de cada cuatro estudiantes consideran que no se cumple ninguna de las fases necesarias en la puesta en marcha de una innovación educativa, mientras que el resto del alumnado identifica alguna de ellas. Veamos los argumentos que dan a sus posturas los futuros docentes.

Entre quienes objetan que no se produce ninguna de las fases, están quienes consideran que el experimento de la película se desarrolla de manera tan espontánea (la idea surge tras un debate en la clase sobre la autocracia) que no se realiza una comprensión del proceso de innovación: identificación y diagnóstico, evaluación del grupo y del contexto, pertinencia de la actividad, etc. Esto comentan los estudiantes en sus fichas:

“Falla desde el principio, ya que no hay decisión de innovar (improvisa tras el descanso y sigue improvisando durante toda la película). Hay una falta total de planificación porque ni siquiera hay unos objetivos claros definidos”

No hay decisión de innovar ni comprensión del proceso (Fase 1), nadie tiene claro qué es lo que se busca ni lo que están haciendo. Esta improvisación es patente durante todo el proyecto lo que denota una falta total de planificación:

“Al mismo tiempo, no planificó cada una de sus actuaciones ni instrucciones, sino que se fue amoldando al desarrollo de los acontecimientos. Esta falta de reflexión y análisis de las posibles consecuencias provocó que el docente no recibiese las señales clave para darse cuenta de aquellas cosas que estaban fallando, más bien se mostraba orgulloso y altivo ante el éxito de su propuesta”.

Los estudiantes argumentan que no existe una definición de estrategias (Fase 5) e instrumentalización del plan (Fase 6), no hay una planificación de actividades y éstas, en muchas ocasiones, parten de los propios alumnos (saludo, imagen, camisas…). La fase de la evaluación (Fase 7) también está ausente, el profesor parece no ser consciente de las consecuencias de las actividades planteadas. A lo largo de toda la película, se podían identificar señales que revelaban al docente que su actividad no estaba resultando efectiva y se estaban generando dimensiones de violencia y exclusión entre los estudiantes (se ignoran los avisos de la alumna Karo, de su mujer, los enfrentamientos con los alumnos que no pertenecen al movimiento, etc.).

Por todo ello, no se produce una gestión del cambio (Fase 8), las cosas cambian pero no en la dirección que quería el docente.

“El profesor no supo medir ni valorar el contexto de la innovación, ni ver que la situación se le escapaba de control, ni cómo pararla”.

En general, existe una unanimidad en considerar que el experimento mostrado en la película ha fallado por la improvisación del profesor y la ausencia de un análisis previo sobre los actores implicados, así como la visualización de las consecuencias de la experiencia. Tal como comenta uno de los estudiantes:

“Más que un proyecto, es el paradigma de una improvisación que nos deja la moraleja de que nunca se puede experimentar con personas y mucho menos si no existe un plan bien estructurado, estudiado y evaluado por personas competentes”

Por otro lado, nos encontramos al grupo de estudiantes que identifica alguna de las fases de la innovación educativa en esta película. Entre las fases identificadas están la Compresión del proceso de innovación (Fase 1) que se produce en la primera clase cuando el profesor plantea llevar a cabo en el aula un modelo político que, desde el punto de vista de sus estudiantes, parecería inviable que pudiera darse de nuevo en Alemania. Esto lleva al profesor Rayner a buscar una metodología didáctica que le permita demostrar que esto no es así. También se menciona el cumplimento de la fase referida al Análisis de la información (Fase 2), el profesor plantea la innovación habiendo estudiado cuáles son las características del Régimen Autocrático y pretende ir introduciendo en las clases a lo largo de la semana cuestiones tales como la disciplina, el sentimiento de unión de grupo, la uniformidad a la hora de vestir, etc. La tercera de las fases a la que hacen referencia las personas que han identificado alguna de las etapas del proceso innovador en el experimento didáctico de La Ola, tiene que ver con la Evaluación (Fase 7). Son varios los estudiantes que afirman que la escena en la que el profesor Rayner solicita al alumnado que escriba una redacción de lo que ha supuesto La Ola para ellos podría considerarse como una autoevaluación y es a partir de ese momento cuando el protagonista de la película se empieza a dar cuenta del alcance de sus enseñanzas.

Tabla 1. Criterios de innovación presentes en La Ola
Tabla 1. Criterios de innovación presentes en La Ola

Por otro lado, en relación con los criterios que caracterizan una innovación educativa (UNESCO, 2005), los estudiantes parecen tenerlo claro y tienden a identificar cinco criterios, tal como se recoge en la siguiente tabla:

De los criterios que cumple, se dan los siguientes argumentos:

  • Novedad: es original puesto que no se conocía una experiencia similar ni se había experimentando antes en ese contexto.
  • Intencionalidad: por un lado los estudiantes argumentan que este experimento que realiza el profesor carece de planificación y sistematización, pero sí creen que hay una clara intencionalidad en el mismo: demostrar que una dictadura sería posible en nuestros días.
  • Creatividad: el proyecto se gesta en un contexto de aula creativo en donde se cambia la manera de trabajar, de relacionarse entre los compañeros/as, de vestirse, etc.
  • Cultura: una parte importante de los estudiantes han considerado que la experiencia ha contribuido a conformar una nueva cultura de grupo, en donde los alumnos y las alumnas se sienten agentes activos del proyecto junto con el profesor.
  • Interiorización: éste es el criterio que quizás más se refleja en el experimento del profesor Rayner, sobre todo entre los alumnos más “inadaptados” que se sienten por primera vez dentro de un grupo y se identifican y defienden el proyecto aún más.

El resto de criterios se considera que no se cumplen y, tras el análisis, nuestro alumnado concluye que:

“Con la intención y la voluntad no se llevan a cabo proyectos. Es necesario que se cumplan una serie de criterios indispensables y que el mismo se lleve a cabo durante una serie de fases determinadas”

Valoración de la experiencia

El trabajar con la película de La Ola en el marco de esta asignatura resulta realmente enriquecedor, puesto que el alumnado relaciona los contenidos vistos en las clases teóricas con una experiencia real llevada al cine, en la que la empatía con otras personas jóvenes y en un contexto escolar juega un papel muy importante. El chocante final de la película hace que a muchos de ellos les entré la curiosidad e indaguen sobre la historia real, al final de la segunda sesión siempre se dedica un tiempo a comentar la verdadera historia de esta película y cómo esta ha sido llevada a la ficción para darle mayor “impacto”.

Con esta actividad, las personas que serán profesionales de la educación aprenden a valorar la importancia de nuestras acciones y a concienciarse de que se están formando para trabajar con personas jóvenes, y que, por tanto, cualquier cosa que se haga en el aula puede tener y tiene repercusiones fuera de ella, de una magnitud que muchas veces escapa al control del docente, de ahí la necesaria reflexión previa y continuada a lo largo de toda acción educativa. Por último, dado que estamos en un grupo en donde se encuentran futuros docentes de Filosofía, hemos de destacar que siempre salen a la luz propuestas de cómo utilizarían esta película en sus clases en el instituto. Esperamos que esta actividad sirva como ejemplificación del complejo entorno educativo al que se está preparando a este alumnado, cuando se produzca un cambio de roles y pase a ser profesorado que ejerce su actividad frente a alumnado joven, diverso y en continuo cambio.

Bibliografía
  • FARRÉ, M.; ARRIBAS, S.; PÉREZ, J. y BAÑOS, J.E. (2013). “Bioethical principles, clinical research and popular movies”. En Medical Education, Vol. 47, nº 11, pp. 1141-1142. Disponible en: Researchgate.
  • FERRÉS, J. y PISCITELLI, A. (2014). “La competencia mediática: propuesta articulada de dimensiones e indicadores”. En Comunicar, Vol. 19, nº 38, pp. 75-82. Disponible en: Revista Comunicar.
  • FUEYO, A.; RODRÍGUEZ-HOYOS, C. y LINARES, C. (2014). “La formación en Educación Mediática de los profesionales del campo de la educación”. En “Guía de experiencias de educación mediática”. Barcelona: Editorial Universidad Oberta de Catalunya (UOC).
  • GLINA, K.; KIERYK, J. y KRZECZKOWSKA, M. (2012). “Chemistry around us: true or false? Chemistry in movies”. En Educació Química, nº 11, pp. 26-31. Disponible en: Publicacions IEC.
  • IPN. Modelo de Innovación Educativa para el IPN. Estrategias y Acciones para generar la Innovación Educativa. Documento de Trabajo del Centro de Formación e Innovación Educativa, 2005. Disponible en: CGFIE.
  • LINARES, C. y HEVIA, I. (2013). “Educacine: competencias y posibilidades del uso del cine como medio narrativo en entornos educativos”. En Actas del Congreso Iberoamericano de las Lenguas en la Educación. Madrid: Centro Nacional de Innovación e Investigación Educativa (CNIIE). pp. 61-69. Disponible en: OEI.
  • MACHUCA, A. (2012). “La virtualidad educativa del cine y el programa la escuela al cine”. Tesis doctoral dirigida por Félix Eugenio González. Madrid: Universidad Complutense de Madrid.
  • PALACIOS, S.L. (2007). “El cine y la literatura de ciencia ficción como herramientas didácticas en la enseñanza de la física: una experiencia en el aula”. En Revista Eureka, Vol. 4, nº 1, pp. 106-122. Disponible en: Redalyc.
  • YOUN, J.J.; LEE, H.S.; EOM, S.J.; KIM, H.J.; LEE, J.Y. y SHIN, S.S. (2013). “A study on developing creativity & personality program utilizing movies for pre-service kindergarten teachers”. En Advanced Science And Technology Letters, Vol. 36, pp. 124-129. Disponible en: Online present.
  • UNESCO (2005). “Red Innovemos: Red de Innovaciones Educativas para América Latina y el Caribe”. Disponible en: Red Innovemos.
Nota

El trabajo desarrollado por Covadonga Linares para el desarrollo de su tesis doctoral está subvencionado por el Gobierno del Principado de Asturias con cargo a fondos provenientes del Plan de Ciencia, Tecnología e Innovación (PCTI) de Asturias.

Isabel Hevia Artime

Autor: Isabel Hevia Artime

Isabel Hevia Artime es Doctora en Pedagogía y profesora en el Departamento de Ciencias de la Educación de la Universidad de Oviedo con docencia en los grados de Pedagogía, Educación Infantil y Primaria, en el Máster en Investigación e Intervención Socioeducativa y en el Máster de Formación del Profesorado de Educación Secundaria Obligatoria, Bachillerato y Formación Profesional.


Covadonga Linares Cardoso

Autor: Covadonga Linares Cardoso

Covadonga Linares Cardoso es estudiante de doctorado del Departamento de Ciencias de la Educación de la Universidad de Oviedo, donde desarrolla su tesis, titulada “Alfabetización múltiple y enseñanza de las ciencias mediante el proyecto ‘Ciencia versión beta’”. Licenciada en Biología y Máster de Formación del Profesorado de Secundaria.

FavoriteLoadingGuardar en mi archivo personal

Pin It

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *