Comunidades Virtuales de Aprendizaje

Artículo publicado en el Especial de Software Educativo de Comunicación y Pedagogía
Artículo publicado en el Especial de Software Educativo de Comunicación y Pedagogía

En este artículo, este profesor de la Universidad de las Islas Baleares nos introduce en el mundo de las comunidades virtuales enfocadas al ámbito del aprendizaje.

¿Qué es una comunidad virtual?

Una comunidad virtual aparece cuando un grupo de personas, una comunidad real, sean profesionales, estudiantes o un grupo con aficiones comunes, usa la telemática para mantener y ampliar la comunicación. El hecho de que la interacción se pueda realizar entre personas físicas pero enlazadas mediante redes telemáticas es lo que lleva a hablar de comunidades virtuales. Así pues en una comunidad virtual:

  • Se reúnen personas para intercomunicar mediante ordenadores y redes, interactuando de forma continuada y siguiendo reglas preestablecidas.
  • El intercambio de información (formal e informal) y el flujo de información dentro de una comunidad virtual constituyen elementos fundamentales.
  • La existencia de comunidades virtuales entre profesionales para el intercambio de ideas y experiencias y el desarrollo profesional y personal de sus miembros, tiene su origen en las grandes posibilidades de socialización y de intercambio personal que proporcionan las redes.

Podemos encontrar multitud de definiciones (Rheingold, 1993), algunas de ellas limitadas a tipos concretos de comunidades. Para lo que aquí nos interesa, podemos considerar las “comunidades virtuales” como entornos basados en Web que agrupan personas relacionadas con una temática específica y que además de las listas de distribución (primer nodo de la comunidad virtual) comparten documentos, recursos… (Salinas, 2003). Es decir, explotan las posibilidades de las herramientas de comunicación en Internet.

Desde la generalización de Internet, se han configurado comunidades de este tipo, formando primero grupos de discusión en torno a News o Servicios de distribución y de discusión de temáticas diversas o IRC, MOO’s, etc.; cuyo objetivo siempre ha sido unir a las personas en torno a un tema de interés común.

Obviamente, estas comunidades virtuales serán tanto más exitosas, cuanto más estén ligadas a tareas, objetivos o a perseguir intereses comunes juntos.

Entre los aspectos claves a la hora de analizar las comunidades virtuales, el disponer de una red de intercambio de información (formal e informal) y el flujo de la información dentro de una comunidad virtual constituyen elementos fundamentales, y éstos dependen de las siguientes características (Pazos, Pérez i Garcías y Salinas, 2001):

  • Accesibilidad, que viene a definir las posibilidades de intercomunicación, y donde no es suficiente con la mera disponibilidad tecnológica.
  • Cultura de participación, colaboración, aceptación de la diversidad y voluntad de compartir, que condicionan la calidad de la vida de comunidad, ya que son elementos clave para el flujo de información. Si la diversidad y la colaboración no son bien recibidas y son vistas más como una amenaza que como una oportunidad, las condiciones de la comunidad serán débiles.
  • Destrezas disponibles entre los miembros. El tipo de destrezas necesarias pueden ser destrezas comunicativas, gestión de la información y destrezas de procesamiento.
  • Contenido relevante. La relevancia del contenido, al depender fundamentalmente de las aportaciones de miembros de la comunidad, está muy relacionada con los aspectos que hemos indicado como factores de calidad de las comunidades.

Las comunidades virtuales de aprendizaje

Cuando en nuestro ámbito hablamos de comunidades virtuales, solemos referirnos a las que surgen en los distintos ámbitos profesionales para el intercambio de ideas y experiencias y el desarrollo profesional y personal de sus miembros. La posibilidad y el desafío de compartir miradas diferentes acerca de problemáticas comunes, constituye un espacio privilegiado de aprendizaje de relaciones que suelen configurarse como exigencias más o menos habituales en las prácticas profesionales.

Puede comprenderse que los distintos tipos de comunidades no existen en estado puro y que las comunidades virtuales de aprendizaje incorporan muchas de las características de las comunidades de discurso, de las de práctica o de construcción de conocimiento (Salinas, 2003).

Como se ha dicho, sean comunidades de profesionales, sean los grupos de alumnos que siguen actividades académicas en un entorno virtual configurando comunidades virtuales, lo que requieren es disponer de una red de intercambio de información y el adecuado flujo de la información. Obviamente, muchos de los elementos de análisis que se aplican a las comunidades virtuales de tipo profesional como las que nos hemos referido, pueden aplicarse a las comunidades virtuales de aprendizaje, ya que éstas pueden ser consideradas como un caso específico de comunidades virtuales: Así como en una clase donde profesor y alumno están físicamente presentes se evoluciona de un “conglomerado” a una “comunidad”, aunque temporal durante ese curso, las clases vía Internet se convierten en comunidades virtuales de aprendizaje, comunidades no limitadas por el espacio físico. En este contexto, hay que subrayar la importancia de la colaboración: el objetivo es crear una “experiencia compartida” en lugar de “una experiencia que es compartida”.

En cualquier caso y en el contexto de la formación superior y continua, a veces resulta difícil  trazar la línea divisoria entre los distintos tipos de comunidades. También resulta difícil determinar cuando una comunidad virtual (creada para otro tipo de funciones) desarrolla actividades de aprendizaje, de aquellas que son creadas ex profeso para desarrollar y albergar actividades de aprendizaje donde el énfasis se hace en el intercambio, en la creación y en la colaboración.

Este tipo de trabajo, aprendizaje y comunicación simultáneos se define en términos tanto de práctica como de comunidad, o de creación de conocimiento. Aprender una práctica implica convertirse en miembro de una “comunidad de práctica” y así se entiende su trabajo y el hablar desde dentro de la misma.

Al mismo tiempo, las características específicas de las comunidades de profesionales hacen que en determinadas circunstancias éstas generen conexiones más fuertes ligadas a objetivos concretos y que pueden dar lugar a verdaderas comunidades virtuales de aprendizaje donde el motivo principal de la existencia de dicha comunidad pasa de ser el intercambio y la intercomunicación a ser el aprendizaje y el desarrollo profesional.

Por otra parte, los procesos de enseñanza-aprendizaje desarrollados en entornos digitales pueden plantearse desde perspectivas colaborativas y de construcción del conocimiento, dando lugar, entonces a comunidades virtuales de aprendizaje. Las comunidades virtuales de aprendizaje difieren, de esta forma, de la interpretación común de comunidades porque no están limitadas por la geografía, la industria, la  profesión, el sexo, la raza, religión o edad. Las comunidades virtuales de aprendizaje tienen el poder de transcender estas fronteras artificiales, interrelacionándonos junto con nuestra humanidad, curiosidad y creatividad compartida.

En este caso, las comunidades virtuales de aprendizaje constituirían una alternativa al modelo experto (Ryan, 1995). Desde esta perspectiva, los cursos y actividades académicas desarrolladas en los campus virtuales y otros entornos digitales, requieren de nuevos enfoques más centrados en el alumno y apoyados en la interacción, para poder ser consideradas comunidades virtuales de aprendizaje. Existe mayor probabilidad de lograr comunidades virtuales de aprendizaje  cuando se dan una serie de ingredientes críticos, como por ejemplo: curiosidad, indagación; compromiso; deseo de trabajar en colaboración; atención a la experimentación; superación de las fronteras; sentimiento de pertenencia.

¿Podemos considerar los proyectos y cursos desarrollados en entornos virtuales, comunidades virtuales? Podemos encontrar ejemplos que entran dentro de las concepciones de comunidad virtual asumidas aquí, pero también encontraremos con frecuencia ejemplos de lo contrario.

Independientemente de si se trata de comunidades de profesionales o de un curso diseñado y desarrollado dentro de un entorno digital, las comunidades virtuales de aprendizaje son lugares donde: se construye una red invisible de relaciones que procura por la comunidad y cuidan de ella; se valora la vulnerabilidad y la diversidad; reina la curiosidad; la experimentación y la indagación son las normas; las cuestiones pueden quedar sin resolver.

En otras palabras, las personas que participan en comunidades virtuales de aprendizaje tal como las estamos definiendo en este trabajo, deben comunicar con cada uno de los otros honesta y abiertamente; ofrecer para ellos mismos y para los otros respeto; valorar y buscar feed-back de la comunidad; verse a ellos mismos y a los otros con nuevos ojos; animar a los otros a sentir, ver, escuchar, y hablar de todo el sistema; y ser libres para ser completamente ellos mismos, sin máscaras.

Estructura y función de las comunidades virtuales de aprendizaje

Hemos podido comprobar que cuando nos referimos a comunidades virtuales de aprendizaje nos movemos en un terreno ambiguo. A la hora de analizar la estructura de una comunidad virtual de aprendizaje, encontraremos diferencias tanto si abordamos el tema desde la evolución de las comunidades de usuarios y comunidades de práctica en comunidades de aprendizaje, como si lo abordamos desde la tendencia que incorpora mayor flexibilidad a las instituciones educativas mediante entornos virtuales de formación, proporcionando mayor autonomía y responsabilidad sobre el proceso de aprendizaje al alumno. Se trata, en definitiva, de diferenciar entre comunidades virtuales de aprendizaje orientadas a grupos u orientadas a objetivos. Ambas tienen origen, estructura y función diferentes, diferenciándose las surgidas por asociación de profesionales de las que aparecen en instituciones que despliegan entornos virtuales de formación.

Comunidades orientadas a grupos

En este caso, las comunidades van surgiendo por la iniciativa de personas con intereses comunes que paulatinamente van promoviendo un crecimiento de los servicios comunes de intercambio y trabajo colaborativo. Desde esta perspectiva vamos a encontrar dos tipos dominantes:

  • Comunidades que se basan en una lista de distribución, a través de la cual los usuarios comparten experiencias e información sobre una temática de interés común. Además de esto los usuarios pueden acceder al archivo de estos mensajes, siempre y cuando estén suscritos a la lista. Algunas de estas comunidades también ofrecen enlaces a sitios web de interés y a documentos relacionados. Sin embargo, este grupo de comunidades no es exactamente lo que nosotros hemos definido como comunidad virtual.
  • Comunidades virtuales propiamente dichas. Son aquellos entornos basados en web que agrupan personas relacionadas con una temática común, pero que además de utilizar listas de distribución ofrecen otro tipo de servicios. Estos servicios se van creando en función de las necesidades de cada comunidad y varían de unas a otras.

Un ejemplo en pleno desarrollo es la Comunidad Virtual de Tecnología Educativa (Ordinas, Pérez i Garcias y Salinas, 1999), la cual pretende servir de plataforma para potenciar el conocimiento y el uso de las nuevas tecnologías en el ámbito educativo mediante la distribución de materiales periódicos relacionados con la temática, proporcionar un canal de difusión de actividades, experiencias relacionadas y la puesta a disposición del colectivo de recursos educativos.

Concretamente pretende ser un espacio donde los profesionales de este ámbito compartan, intercambien y promuevan proyectos relacionados con la explotación de las posibilidades educativas de las tecnologías de la comunicación.

Comunidades orientadas a objetivos

Lo mismo ocurre cuando un grupo de personas participa en actividades de aprendizaje en un entorno digital. En este caso, podemos encontrar desde experiencias que fortalecen la autonomía y la independencia del alumno, hasta experiencias que priman la comunicación en el grupo, la interacción y la colaboración. Aunque indudablemente no es fácil establecer una frontera entre ambos, es en este segundo caso cuando hablamos de comunidades virtuales de aprendizaje.

En este caso, como señalan Palloff y Pratt (1999), la comunidad surge desde una institución educativa y comienza por crear un sitio web donde se registrarán los mensajes intercambiados por los alumnos entre sí y con el profesor, los documentos que servirán de base al curso y enlaces con otros sitios web que sean relevantes para el tema de discusión del grupo. De esta forma, el sitio web define y configura el espacio virtual de la comunidad: Estamos ante lo que denominamos un entorno virtual de formación. Igualmente, surge una forma de gobierno al establecerse las reglas de participación en el grupo y las normas referentes al proceso de aprendizaje. Estas reglas son establecidas en primer lugar por el profesor, pero para que se desarrolle el carácter comunitario de ese agrupamiento es deseable que sean negociadas entre profesores y estudiantes, de acuerdo a un modelo flexible (Salinas, 1997), en consonancia con las comunidades virtuales y su carácter participativo.

En la misma línea, Pérez i Garcias (2002) considera que, como mínimo, una comunidad de aprendizaje de este tipo, debería contar con los siguientes espacios:

  • Distribución de contenidos y recursos educativos: Materiales hipermedia, bases de datos, tutoriales, demostraciones, simulaciones, ejercicios de evaluación, guías de estudio, índices, glosarios…
  • Espacios de comunicación para llevar a cabo las actividades de aprendizaje basadas en la interacción: seminarios o grupos de discusión; actividades por parejas, estudios de casos en grupo, proyectos de trabajo…
  • Espacios de comunicación social, para el intercambio de mensajes de tipo personal, lúdico… entre los participantes, tanto a nivel individual como grupal.
  • Tutoría: Comunicación personal y grupal con el profesor para realizar tareas de orientación, asesoramiento, seguimiento de las actividades de los alumnos, evaluación, etc.
  • Ayuda técnica: Comunicación de urgencia para solucionar los problemas técnicos u organizativos que puedan suceder y dejen al alumno “aislado”.

La flexibilización de las estructuras docentes implica nuevas concepciones del proceso de enseñanza y aprendizaje en las que se acentúa la implicación activa del alumno en el proceso de aprendizaje. Se trata de lograr que los actuales alumnos se transformen en nuevos usuarios de la formación participantes de un proceso de enseñanza-aprendizaje donde el énfasis se traslada de la enseñanza al aprendizaje y que se caracterizan por una nueva relación con el saber, por nuevas prácticas de aprendizaje y adaptables a situaciones educativas en permanente cambio (Salinas, 2000). Esta nueva concepción del proceso de enseñanza-aprendizaje incorpora características, elementos y prácticas que han ido desarrollando comunidades virtuales orientadas a grupos.

Procesos de aprendizaje y comunidades virtuales

Puede comprenderse que al abordar el aprendizaje en las comunidades virtuales, forzosamente tenemos que atender al aprendizaje colaborativo. Si nos centramos en los procesos de enseñanza-aprendizaje que pueden desarrollarse en las comunidades virtuales de aprendizaje, sean éstas orientadas a grupos (aprendizaje colaborativo entre profesionales, comunidades de práctica, creación colaborativa de materiales y proyectos de investigación,etc.), sean orientadas a objetivos (aprendizaje en entornos virtuales de formación desde perspectivas constructivistas, potenciando la interacción, la participación, la colaboración, etc.), el énfasis se encuentra en la actualidad en:

  • La importancia de la interactividad en el proceso de aprendizaje.
  • El cambio de roles de los profesores.
  • Necesidad de destrezas para el conocimiento.
  • Gestión y habilidades para el trabajo cooperativo.
  • Cambio hacia un aprendizaje basado en recursos más que en paquetes.

Es decir, las mismas características de la comunicación mediada por ordenador que sustentan las comunidades virtuales, posibilitan procesos de aprendizaje más interactivos y, al mismo tiempo, permiten que se puedan crear –de modo similar a las orientadas a grupos, o mejor, confundiéndose con ellas– comunidades virtuales suprainstitucionales, donde los alumnos de distintas instituciones comparten profesores, experiencias, ideas y proyectos, conformando, así, las verdaderas “redes de aprendizaje” definidas por Harasim.

El modelo didáctico de las comunidades virtuales de aprendizaje es el aprendizaje colaborativo, que se centra en el alumno mejor que en el profesor y donde el conocimiento es concebido como un constructo social, facilitado por la interacción, la evaluación y la cooperación entre iguales. Por consiguiente, el rol del profesor cambia de la transmisión del conocimiento a los alumnos a ser facilitador en la construcción del propio conocimiento por parte de éstos. Se trata de una visión de la enseñanza en la que el alumno es el centro o foco de atención y en el que el profesor juega, paradójicamente, un papel decisivo. Adoptar un enfoque de enseñanza centrada en el alumno significa atender cuidadosamente a aquellas actitudes, políticas y prácticas que pueden ampliar o disminuir la “distancia” de los alumnos distantes. El profesor actúa primero como persona y después como experto en contenido. Promueve en el alumno el crecimiento personal y enfatiza la facilitación del aprendizaje antes que la transmisión de información (Salinas, 2003).

Las estrategias desplegadas en las situaciones convencionales de enseñanza, no sirven para esta nueva situación, llevando consigo cambios en los profesionales de la enseñanza, y entre ellos, el cambio del rol del profesor es uno de los más importantes. En otros trabajos (Salinas 1997, 1998), nos hemos ocupado de los requerimientos a los profesores en este ámbito.

Al igual que el profesor, el alumno ya se encuentra en el contexto de la sociedad de la información y no se ajusta al papel que tradicionalmente se le ha adjudicado. Los modelos educativos establecidos se adaptan con dificultad a los procesos de aprendizaje que se desarrollan mediante la comunicación mediada por ordenador.

La creación y gestión de comunidades virtuales de aprendizaje, entendidas como espacios interactivos donde profesores y alumnos acceden a la información y desarrollan actividades basadas en la participación y la colaboración, presentan distintas facetas de análisis y reflexión.

Queda remarcar la importancia del sistema de intercomunicación: la interacción social, la participación, la colaboración y el intercambio mantienen la comunidad de aprendizaje. Las comunidades virtuales se mantienen por el compromiso continuado de compartir este viaje de exploración con otros.

Los procesos de aprendizaje en estos entornos ofrecen nuevas perspectivas sobre la comunicación educativa. Como señalan Palloff y Pratt (1999), es necesario reflexionar sobre aspectos tales como: contacto y conexión virtuales versus los “humanos”; responsabilidad compartida, roles, reglas, normas y participación; temas espirituales y psicológicos; y aspectos relacionados con la vulnerabilidad, privacidad y éticos ya señalados. Todos ellos presentan nuevas perspectivas en las comunidades virtuales adquiriendo más importancia que los procesos cara a cara.

El docente adquiere una nueva fisonomía, desarrollando estrategias de moderación y dinamización de grupos virtuales. Es decir, desarrolla un perfil de tutor que gestiona el proceso, diseñando espacios de comunicación, y facilita los aprendizajes de los alumnos. Aquí, el verdadero experto será experto en guiar, en la interacción, en la gestión del conocimiento más que experto en contenido.

Los nuevos entornos virtuales de formación se enriquecerán de la trayectoria de los distintos tipos de comunidades virtuales que hemos tratado, desde el momento en que sean considerados desde una perspectiva flexible, donde los elementos comunicativos  toman un lugar central y donde profesores y alumnos se comportan como miembros de una verdadera comunidad virtual.

Bibliografía

  • Ordinas, C.; Pérez I GarcÍas, A. y Salinas, J. (1999). “Comunidad virtual de Tecnología Educativa”. Edutec. En CABERO,J. et altri. “Nuevas Tecnologías en la formación flexible y a distancia”. Sevilla: Universidad de Sevilla.
  • Palloff, R. y Pratt, K. (1999). “Building learning communities in cyberspace”. San Francisco: Jossey- Bass.
  • Pazos,M.; PÉrez I GarcÍas, A. y Salinas,J. (2001). “Comunidades virtuales: de las listas de discusión a las comunidades de aprendizaje. Comunicación. Edutec 01. “V Congreso Internacional de Tecnología, Educación y Desarrollo sostenible”.  Murcia, 17-19 de septiembre.
  • Pérez i GarcÍas, A. (2002). “Elementos para el análisis de la interacción educativa en los nuevos entronos de aprendizaje”. En Píxel BIT. Revista de medios y educación”, nº 19, pp. 49-61.
  • Rheingold,H. (1993). “The Virtual Community”. Reading: Addison-Wesley.
  • Ryan, S. (1995). “Learning Communities: An Alternative to the `Expert´ Model”. En CHAWLA, S. y RENESCH,J. (Eds.) “Learning organizations. Developing Cultures for Tomorrow,s Worplace”. Portland: Productivity Press.
  • Salinas, J. (1997). “Enseñanza flexible, aprendizaje abierto. Las redes como herramientas para la formación”. En CEBRIÁN, M. et altri (Coord.) “Recursos Tecnológicos para los procesos de Enseñanza y Aprendizaje”. Málaga: ICE/Universidad de Málaga.
  • Salinas,J. (1998). “Redes y desarrollo profesional del docente: Entre el dato serendipiti y el foro de trabajo colaborativo”. En Revista Profesorado (Universidad de Granada), nº 2. http://www.uib.es/depart/gte/docente.html.
  • Salinas, J. (2000). “El aprendizaje colaborativo con los nuevos canales de comunicación”. En CABERO, J.; SALINAS, J.; DUARTE, A. y DOMINGO, J. “Nuevas Tecnologías aplicadas a la Educación”. Madrid: Ed. Síntesis. Pp. 199-228.
  • Salinas, J. (2003). “Comunidades Virtuales y Aprendizaje digital”. Ponencia en Edutec 03. “VI Congreso Internacional de Tecnología Educativa y Nuevas Tecnologías aplicadas a la educación: Gestión de las Tecnologías de la Información y la Comunicación en los diferentes ámbitos educativos”. Universidad Central de Venezuela, 24 al 27 de Noviembre.

Autor: Jesús Salinas

Jesús Salinas es del Departamento de Ciencias de la Educación de la Universidad de las Islas Baleares.


FavoriteLoadingGuardar en mi archivo personal

Pin It

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *