Pizarras digitales interactivas como motor de cambio para la pedagogía, la reflexión y la práctica

Especial Hardware en Educación de Comunicación y Pedagogía
Especial Hardware en Educación de Comunicación y Pedagogía

Este artículo es una recopilación de la experiencia adquirida por la autora como miembro del Grupo DIM, así como brindando cursos sobre el uso didáctico de la PDI a profesores en diversos centros en Cataluña.

En la actualidad, las pizarras digitales interactivas (PDI) son las herramientas tecnológicas más extendidas en las aulas de clase, sin embargo fueron creadas para el área de los negocios. Su inmersión en el campo educativo se debe principalmente a las posibilidades metodológicas que da al profesor.

Página principal DIM-UAB (http://dim.pangea.org).

Desde el Grupo Didáctica y Multimedia de la Universidad Autónoma de Barcelona1, del que formo parte, se han desarrollado investigaciones en centros educativos, desde el año 2002, respecto al uso de las pizarras digitales interactivas. Estas investigaciones han acompañado a los profesores a lo largo de estos años como apoyo, asesoramiento y formación, difundiendo las buenas prácticas que han enriquecido el progreso continuo y conjunto de los centros participantes, permitiendo difundir buenas practicas respecto a los modelos didácticos y los resultados de aplicarlos en el aula de clase.

Este artículo es una recopilación de la experiencia adquirida como miembro del Grupo DIM, así como brindando cursos sobre el uso didáctico de la PDI a profesores en diversos centros en Cataluña. Los profesores o estudiantes de educación, según sea el caso, pueden considerar esta propuesta como un punto de partida o de reflexión.

La finalidad es mostrar la pizarra digital interactiva como una herramienta fácil, cómoda y útil, que brinda posibilidades para describir nuevas prácticas metodológicas, con el fin de maximizar los beneficios potenciales de los aprendizajes con PDI.

Por ello se proponen ejemplos organizados en grupos de actividades de acuerdo a las competencias TIC del profesor, que brindan una visión global del uso de la PDI. De ninguna manera pretende ser un instrumento de autoevaluación o una ruta a seguir, ya que cada profesor puede utilizar esta herramienta como un complemento didáctico que se adapta a objetivos y a contextos formativos diversos.

Investigaciones DIM-UAB (http://dim.pangea.org/dimnewinvestigaciones.htm).

Esta clasificación por grupos de actividades de acuerdo a la competencia TIC del profesor, junto con los modelos propuestos desde el Grupo DIM, conforman un marco que evidencia el importante papel de las pizarras digitales interactivas como motor de cambio para la pedagogía, la reflexión y la práctica.

¿Qué componentes electrónicos potencian una PDI?

La PDI (Edebé, 2006) es un sistema tecnológico, generalmente integrado por un ordenador, un videoproyector y un dispositivo de control de puntero, que permite proyectar en una superficie interactiva contenidos digitales en un formato idóneo para visualización en grupo. Se puede interactuar directamente sobre la superficie de proyección. En la actualidad, en España existen innumerables clases y marcas de PDI, afortunadamente contamos con manuales y videotutoriales, de muchos de ellos en Internet.

Ilustración nº 1. La Pizarra Digital Interactiva y sus complementos. Elaboración propia.

Para potenciar el funcionamiento de la PDI se pueden añadir los dispositivos que se muestran en la Ilustración nº 1.

¿Qué consideraciones se deben tener en cuenta al incluir la PDI en el aula?

Son diversos los motivos que llevan a un centro educativo a implementar sus aulas con PDI, lo cierto es que, una vez se instala, hay una creciente curiosidad e interés por parte de los alumnos para que su profesor la utilice.

Al implementar las PDI en las aulas se debe tener en cuenta que es un cambio tanto para el centro como para los profesores y los alumnos. En algunos casos los centros deben esperar mucho tiempo por la PDI, eso les da tiempo para formar al profesorado, a organizar las aulas, pensar en la ubicación, el cuidado de las mismas y en la seguridad de la PDI y sus complementos.

En otros casos, los centros disponen de la PDI en un corto plazo cuando aún no están preparadas las aulas y los profesores aún no han recibido formación.

En ambos casos los centros, a corto o largo plazo, deben desarrollar acciones para solventar problemas técnicos y los usos didácticos.

En la Tabla nº 1 se detallan las situaciones y acciones que se deben tener en cuenta, la experiencia indica que permiten una implementación positiva de esta herramienta tecnológica.

Tabla nº 1. Factores en que se contextualiza la inclusión de la PDI en las aulas. Elaboración propia a partir de investigación Grupo DIM-UAB.

A continuación se detallan cada uno de los puntos mencionados en la Tabla nº 1:

Consideraciones desde el centro

- Soporte técnico

Lo imprescindible es que el centro cuente con una infraestructura física, para instalar la PDI, el ordenador y demás complementos. Ha de tenerse en cuenta su seguridad, así como la comodidad del profesor para poder utilizarlo. En muchos centros no existe un solo tipo de PDI, esto conlleva tener diversos programas, por ello es importante contar con una persona especializada.

Es importante al momento de comprar una PDI y videoproyector, tener en cuenta el costo del mantenimiento y de la reposición de lámparas, así como averiguar cuánta sombra proyecta de las personas que manipulan la PDI. Existen actualmente nuevas tecnologías que han minimizado este inconveniente.

Es conveniente tener en el aula una pizarra verde o Vileda, como reemplazo, las tecnologías aún presentan incidencias.

- Mantenimiento de recursos

En el centro, tanto los profesores como alumnos deben conocer y participar en los cuidados que necesita la PDI. Los profesores responsables deben actualizar los programas de PDI de sus aulas, así como de los ordenadores. Por ello es importante que coordinen entre ellos estas acciones, y cuenten con apoyo técnico y orientación especializada para tratar de generar el menor número de incidencias.

- Cultura del centro

Que el director apueste por el uso de las TIC con una actitud positiva e innovadora es un factor muy importante. Ello incrementa la motivación y brinda confianza a las iniciativas de los profesores para implementar esta nueva tecnología. También facilita las coordinaciones entre todo el claustro para realizar reformas de la infraestructura y de la organización del centro.

También queremos insistir en la variable docente porque distintas metodologías provocan usos diferentes de los distintos medios y en los mismos contextos y, sobre todo, relativizar la función de los recursos didácticos y contemplarlos desde una visión más integradora y no desde una presencia puntual y hasta testimonial en el acto didáctico.

Consideraciones respecto al profesorado

El uso de la pizarra digital interactiva genera los siguientes retos didáctico-tecnológicos:

  • Conocer y actualizar el software de la pizarra.
  • Detectar fallos.
  • Dedicar tiempo a la investigación y al aprendizaje.
  • Renovar o adaptar su método de enseñanza y materiales didácticos.
  • Conocer y aprender a utilizar herramientas complementarias.

Superados estos retos, el profesorado estaría en condiciones de realizar prácticas con material más completo, actualizado y diverso. Ello le permite proponer nuevas metodologías al aula o reestructurar otras en función del uso y aprendizaje que dedique a la PDI.

Desde el grupo DIM se han llegado a las siguientes conclusiones. En general, el uso de la PDI aumenta la satisfacción, motivación y autoestima docente. Le permite renovarse metodológicamente e innovar su didáctica.

Consideraciones respecto a los alumnos

El acceso que tienen actualmente los alumnos a dispositivos multimedia en sus hogares y en la comunidad contrasta, en muchos casos, con las herramientas con las que cuenta en el aula de clase.

Un aula de clase con PDI permite al alumno enlazar su realidad TIC cotidiana, como el ordenador, las tabletas y el móvil. De acuerdo a su edad podrá ayudar al profesor a descubrir juntos las posibilidades de este dispositivo.

En un aula sin PDI el profesor cuenta con un material didáctico educativo más limitado. Ello dificulta que pueda enseñar teniendo en cuenta las diversas inteligencias de los alumnos (Alart i Guasch, 2008). A través de la PDI, el docente puede proyectar e interactuar con recursos adecuados, atractivos y de una amplia variedad. Si a ello sumamos la posibilidad de acceder a Internet, la PDI se convierte además en un excelente escaparate para investigar, aprender y comunicar.

Los alumnos con diversos tipos de discapacidad cuentan con recursos en la PDI que facilitan su interacción:

  • Los alumnos con dificultades visuales se pueden beneficiar de la posibilidad del aumento del tamaño de los textos, los tipos de letras, los contrastes de color y las imágenes, así como de las posibilidades de manipular objetos y símbolos.
  • Los alumnos con problemas de audición tienen la posibilidad de utilizar presentaciones visuales o del uso del lenguaje de signos de forma simultánea.
  • Los estudiantes con otros tipos de necesidades educativas especiales disponen a través de PDI, de una superficie interactiva de gran tamaño, sensible a un lápiz electrónico o incluso táctil.

La posibilidad que tiene el profesor de guardar sus clases realizadas en la PDI permite que pueda compartir con sus alumnos este material, tanto para practicar y repetir las lecciones y los ejercicios, como para invitarlos a realizar anotaciones, modificaciones, etc.

El uso de recursos multimedia favorece el aprendizaje lúdico. Las simulaciones, las animaciones, vídeos y esquemas que se pueden presentar, facilitan en muchos temas un aprendizaje más real, actual y menos abstracto.

Con esta herramienta los alumnos tienen la posibilidad de mejorar la presentación de sus trabajos expositivos, las lluvias de ideas, los acuerdos de clase, las síntesis y resúmenes, etc.

Desde el grupo DIM se han llegado a las siguientes conclusiones. La PDI potencia la motivación y la atención del alumnado en general: le permite acceder en clase a muchos recursos y compartirlos, implicarse en la búsqueda de material e investigar, comprender con mayor facilidad algunos contenidos a través de las imágenes y simulaciones, así como facilitando la realización de correcciones colectivas.

Grupos de actividades

La PDI es muchas cosas a la vez, además de ser una pizarra que permite tomar apuntes, guardar, grabar y crear ejercicios interactivos, también es un espacio para proyectar todo lo que el profesor pueda realizar en el ordenador, utilizar muchas de las herramientas y recursos educativos en Internet, permite además, ver televisión, escuchar radio, etc.

El uso de todas estas posibilidades depende de las competencias TIC que tenga cada profesor. La Tabla nº 2 muestra la clasificación gradual por grupos sobre las actividades que puede realizar en el PDI de acuerdo al dominio que tenga un profesor de las TIC:

Tabla nº 2. Uso de la posibilidades de la PDI en función de las habilidades TIC del profesor. Elaboración propia.

A continuación, se detallan las habilidades desde el primer contacto del profesor con la nueva herramienta hasta aquellos profesores que cuentan con plataformas virtuales de trabajo en sus centros.

Grupo 1

El profesor que se inicia en el uso de la PDI, no debe sentirse presionado por conocer todo el programa de la pizarra en un tiempo corto y determinado. Lo principal es aprender a escribir, cambiar el color del rotulador, poder borrar y conocer el “lápiz mágico” que tiene diversas funciones según el trazo que se realice. Con este conocimiento tan puntual, el profesor ha dado un salto importante, a partir de allí podrá ir descubriendo paulatinamente las otras ventajas, como guardar y recuperar las anotaciones los esquemas, los acuerdos de clases, las síntesis, los ejercicios, etc.

En algunos centros, los profesores han digitalizado materiales impresos que consideraban importantes, como algunas agendas, mapas, lecturas, ejercicios de los libros, etc.

Otra actividad sencilla es proyectar los vídeos como por ejemplo los de la mediateca del centro educativo. Así mismo, existen canales de vídeos educativos en Internet y animaciones de procesos como la fotosíntesis2, la Primera Guerra Mundial3 o el ciclo del agua4. Estos recursos educativos en muchos casos facilitan el entendimiento de diversos conceptos, así como la posibilidad de que el alumno repase los contenidos. Para poder acceder a estos recursos el profesor debe saber buscar y discriminar la información en Internet.

Internet también permite acceder a diversa información en muchos casos más actualizada que en los textos escolares, como Wikipedia, noticias de la prensa, páginas de repositorios de recursos educativos, etc.

Al buscar información en Internet sobre todo en el aula de clase delante de los alumnos, se debe tener en cuenta que las búsquedas pueden proporcionar información falsa o inadecuada para sus edades. Por ello se recomienda utilizar navegadores con filtros y buscadores especiales5 sobre todo cuando es para niños.

Grupo 2

El profesor dispone de plantillas específicas en la galería del programa informático de la PDI y otras se encuentran disponibles en Internet. De esta manera cuenta con el modelo exacto, ahorrando muchas horas en su elaboración. Por ejemplo, el profesor de matemáticas cuenta con una plantilla para enseñar el plano cartesiano, el profesor de música dispone de un pentagrama, el profesor de lectoescritura puede buscar en Internet el tipo especial de interlineado para enseñar a escribir.

El profesor puede utilizar todos los documentos de texto, como evaluaciones, guías de trabajo, etc., para explicarlos o corregirlos conjuntamente con su alumnado.

La pizarra digital interactiva permite proyectar diversos tipos de archivos tanto del profesor como de los alumnos. Ello permite analizar la información, la organización del contenido y, en otros casos, la resolución de problemas o conclusiones. El profesor puede realizar anotaciones sobre esta información con rotuladores de colores fluorescentes. También permite comparar información de páginas web o diversos tipos de archivos simultáneamente.

Otro recurso con el que puede contar el profesor son los simuladores. Con ellos el alumno puede experimentar con recursos aproximados a la realidad y muy detallados, como por ejemplo la simulación que propone Google sobre el cuerpo humano6, los órganos de la vaca7, la animación sobre la técnica del pintor Jackson Pollock8, las visitas virtuales a la Capilla Sixtina9, la torre Eiffel, diversos museos, etc.

Grupo 3

El profesor del grupo tres es creador porque puede elaborar recursos de apoyo visual: como infografías, esquemas, mapas conceptuales, líneas del tiempo, cómics, etc., utilizando herramientas web.

Un paso importante es dedicar un tiempo a profundizar en las posibilidades del programa informático de la PDI, para crear material utilizando las opciones (arrastrar y soltar, ocultar y mostrar) e investigar sobre los recursos de su galería como las imágenes y animaciones que propone.

En el programa informático de la PDI existen ejercicios dentro de la galería de animaciones que permiten realizar diversos tipos de actividades de pregunta y respuesta como el juego “Quiero ser millonario”, y otros recursos con herramientas web, similares al juego “Memory”.

El profesor puede proponer más actividades sobre la creación y edición de vídeos, debido a que los alumnos cuentan en la vida diaria con dispositivos de registro de vídeo, a través de sus móviles, cámaras, tabletas, etc.

Por último, permite realizar ejercicios de geolocalización. Ubicar lugares en mapas y planos para luego elaborar recorridos.

Grupo 4

En este grupo los centros cuentan con mayores recursos tecnológicos como una Intranet, Moodle, ordenadores, tabletas o móviles, todo ello conlleva una formación por parte del profesor y cambio en la dinámica del aula.

Estas plataformas y dispositivos personales con Internet permiten al profesor elaborar actividades guiadas como las propuestas en JClic, WebQuest, Hot Potatoes, cazas del tesoro, etc.

El profesor puede organizar videoconferencias con otras escuelas. Estas actividades han dado buenos resultados sobre todo para clases de lengua, de ciencias sociales o para entrevistar a personas.

Modelos didácticos

Ilustración nº 2. Modelos metodológicos en aulas TIC. Elaboración a partir de Marquès (2013).

Se puede ser buen profesor sin utilizar las últimas tecnologías, sin utilizar la PDI, los ordenadores, etc. pero si se cuenta ellos, es una mejora significativa en cuestión de recursos. Además es necesario recordar que, dentro el contexto actual, los centros educativos deben promover el desarrollo de competencias tecnológicas. Pero, ¿cómo empezar?, ¿qué metodologías utilizar?

Se recomienda utilizar la pizarra digital interactiva de forma progresiva, como por ejemplo una vez por semana e ir aumentando de acuerdo a lo cómodo que se encuentren con esta nueva herramienta.

A lo largo de las investigaciones del grupo DIM, se han puesto en práctica diversos modelos metodológicos (Marquès, 2013) como se muestra de forma resumida en la Ilustración nº 2, que se han agrupado en cinco categorías en función de quién lo realiza: profesor, equipo de profesores, alumnos y profesores, grupo de alumnos e, individualmente, alumnado.

Para profundizar sobre cada una de estos modelos metodológicos, se puede acceder a la página del grupo de investigación DIM-UAB, donde además se encuentran todos los informes detallados de cada una de las investigaciones.

Conclusión

La PDI es una herramienta que cuenta con múltiples posibilidades. Es un aliado insustituible de Internet en las aulas, ya que ambos proporcionan recursos atractivos, reales, actuales y menos abstractos.

Para obtener el máximo provecho de esta herramienta es recomendable que el profesor, de forma gradual, investigue todos los recursos que esta herramienta le ofrece. Para ello puede tener como orientación los grupos de habilidades tecnológicas que se proponen en este artículo.

Utilizar las PDI no sólo acerca los centros educativos a la realidad tecnológica de la sociedad, sino que facilita la reflexión y aplicación de modelos metodológicos más participativos.

Notas:
1.- Página Oficial del grupo DIM-UAB.
2.- Página de Animación Fotosíntesis en 3D.
3.- Página de Animación de Alianzas de la Primera Guerra Mundial.
4.- Página de Juan Romero sobre el ciclo del aula de Santillana.
5.- Recomendaciones a buscadores especiales para niños.
6.- Página Oficial de ZygoteBody.
7.- Página sobre la anatomía de la vaca. Proyecto open-3d-espectador de Google.
8.- Página oficial de la organización Jackson Pollock.
9.- Página de la Capilla Sixtina-Vaticano.
Bibliografía
  • ALART I GUASCH, N. (2008). “Aprenent amb totes les Intel.ligències. WebQuest-Internet a l’Aula d’Acollida: una experiència d’èxit”. Barcelona: edu21/centre d’estudis Jordi Pujol.
  • MARQUÈS, P. (2006). “La pizarra digital en el aula de clase”. Barcelona. Editorial Edebé.
  • MARQUÈS, P. “El portal de la pizarra digital”. Disponible en: www.peremarques.net/pizarra.htm.
Paloma Valdivia Vizarreta

Autor: Paloma Valdivia Vizarreta

Licenciada en Educación Primaria (UNIFE-Perú). Máster de Gestión y Planificación Educativa (UAB, 2010). Actualmente está desarrollando la tesis doctoral. Miembro del grupo DIM-UAB (Didáctica y Multimedia). Profesora Asociada de la UAB.

FavoriteLoadingGuardar en mi archivo personal

Pin It